Néstor Cheb Terrab en Viajera Visita


Néstor Cheb Terrab nació en 1960, en Buenos Aires. Realizó estudios de Economía y Psicología Social. Asiste al taller Tangerina, coordinado por Ana Guillot. Sonomama es su primer libro de poemas.





Aquí, un adelanto de Sonomama:

llevo luces que no
contrastan con mis ojos
enchufes que no
desconectan
el agua que oculto
purga los colores
que destiñen que esquivan
tonos intactos
(resguardo de paz
interior)

observar protege
un olvido que espera
  
paracaídas protector
de instante minda
cometa transmaterial
alineación de oriente
desato cuerdas para no
detener


***



bajo el agua 
gemelos intimidan
mis ojos profundo
en su vaivén fosforescencias no dejan
a la estrella de mar
ella extraña la cueva 
replegar los extremos
abandonar la intención
de tocar
lo impropio

la madrugada derrite
la oscura frontera

actos que brillan
a la distancia
de cerca parecen
presagios
(de cerca se puede
abrazar)

dirigir los sueños
sin certezas
mi tronco separado
de mi pulso
inspira más de lo que expira
retengo imágenes
quiero despertar con la extrañeza
que no depende de mí

confluyen las jorobas
en el centro
la mente se divide entre los líquidos 
confluyen las reservas
la espesura del inmediato 
pretende ser amada  
por quien entienda   
el mensaje de los animales

los sabios peregrinan en la pirámide  
donde los que aparentan  
en traje/dia y come/dia
sobreviven 
duermen en la cabeza
síndrome/diario  
para olvidar 
lo aprendido


***


respiro agua blanca
lluvia de averías
punto de admiración
hoja que no termina de caer


***

a partir de cuándo
el pájaro comió las alas
cortadas en la noche
y corrió hacia su nido
ocupado
por pensamientos minimalistas
para enjaular la sombra
que marte dibuja
en la tierra

hombres miniatura
salen de la boya
oxidada por esconderse
para restaurar

desde un abandonado lugar
da señales
perdió una pluma a manos
de un intencionado viento
en el blanco emitía sonidos suaves
la tristeza de un hombre
sin respuestas
al ceder la sombra      
la usó para escribir     
cada palabra
corrió cual flecha
al sonido que había
soñado

de noche extrañaba
el aleteo previo

boyas miniatura
como cristales
se mecen

***

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *