LADO GÉMINIS EN ADN


Sandro Barrella reseña el último libro de Virginia Janza en ADN

Una primera persona, que podría confundirse con el nombre singular de la poeta que firma el libro, emprende y lleva a cuestas la tarea de enunciar. Puede que sea la propia Virginia Janza, o un álter ego, o simplemente el “lado Géminis”, ese doble o gemelo que, según se expresa a lo largo del libro, rige al signo, desde los astros hasta las cosas del mundo. Como sea, quien toma la palabra en estos poemas lo hace a la manera de una confesión. Palabras del vivir, de la inquietud o el desborde íntimo, haciendo del poema un canto de las pasiones, descarnado, inmediato, como en el poema “De noche puedes ver”, un pedido del cuerpo de la hablante hacia otro cuerpo, un registro del deseo. Las secciones que componen el libro apenas hacen distingo o variación de la voz. Janza echa mano a ciertos recursos que utiliza una y otra vez: el monólogo a cargo de ese yo del que se habló antes, un tono que bordea lo folletinesco y, por momentos, la autoparodia, la noción de estar expresando, aun en la ironía, una verdad desgarrada. El microcosmos que presenta Lado Géminis es el de un sujeto femenino que se observa a sí mismo en el torbellino de las pasiones. Los nombres de Pizarnik, Lispector o Roffé, como acervo literario, se funden con el de Marilyn Monroe, presencia dominante de la segunda parte del libro, o el de Bettie Page, conviertiendo esa mirada interior en una cuestión de género. El libro se inscribe en una tradición poética que hace pie en la narración confesional de un sujeto, arena movediza donde el poema siempre corre el riesgo de hundirse en lo inasible. Sandro Barrella

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *