Viajera Inspira a los chicos – Ona Hirsch


Deb Maggelsen


Escasez de princesas

Aviso urgente: toda la Zona Norte del reino se queda SIN PRINCESAS y ese hecho se está propagando hacia la Zona Sur. Esto se debe a que a las brujas se les ocurrió la gran idea de envenenarlas para sumergirlas en el más profundo de los sueños, del que no despiertan hasta que las bese su verdadero amor. Esto podría no ser problema pero los príncipes de ahora, unos totales inútiles, temen que al besarlas el veneno, que probablemente continúa en sus labios, los duerma a ellos también. En consecuencia, las princesas nunca despiertan y, al morir sus padres, el reino queda sin nadie que se haga cargo de él. Claro está, que siempre quedan los hermanos, sobrinos, etc. Pero éstos tienen tendencia a estar de un lado más bien maligno, por lo cual el pueblo en cuestión debe temer aún más.
Para que esto no ocurra las princesas deben evitar comer manzanas, dudosamente entregadas por viejitas jorobadas. Aunque uno no debería hacerlo si lo piensa un poco. Los enanos suelen recomendar esto mucho, hay que hacerles caso.

Ona Hirsch (12 años)

Texto producido a partir de la lectura de “Ayudemos a los sapos” de Nicolás Di Candia, incluido en Léame.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *