Aperitivo, de Fernando Ortiz



Entré en el bar porque estaba muy solo.
Hojas machacadas.
La muerta no abrió a tiempo las piernas
y eyaculé fuera.
Un marica me ridiculizó.
Es cosa de aguantar -alguno dijo-;
luego, el oficio de difunto es fácil.
Me sirvieron una copa de sombra.
¿Se la pongo sola o con hielo?
-preguntó el barman-.
Con hielo, si no le importa.
El hielo le da un punto de sabor peculiar a la sombra.


Fernando Ortiz, Pasos que se alejan.
Viajera, 2013.

Retrato de Henrietta Moraes, Francis Bacon.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *