Crónica de la presentación de Dos Bocas * por Marcelo Trumper 1


El miércoles 21 de Octubre, en el amigable club cultural Matienzo de la calle Príngles, en un salón de techos altos, buena acústica y un prolijo escenario, asistimos a la presentación del libro “Dos Bocas” de Nicolás De Candia, por Viajera editorial.
Libro de tapas azul profundo como su contenido, masculino sin ser machista, con pinceladas de tonos rosa y mucho humor. Un formato original nos propone jugar empezando la lectura por ambas caras de él. “Dos Bocas”, dos voces, dos mitades que se besan, se apasionan, mezclan y enfrentan; se aman, entrelazan poemas, cuentos cortos, música, ironías y comicidad.
De pensamientos adultos relatados como en los queridos y entrañables café concert, se encadenaban un cuadro tras otro: lecturas, música, performance, stand up y vuelta lecturas.
Refleja su admiración en cada renglón, en cada palabra homenajea a los geniales Les Luthiers, ídolos absolutos e inspiradores de Nicolás.
Hubo una meticulosa elección de los amigos y amigas que leyeron, cantaron, interpretaron, actuaron y ejecutaron instrumentos, manoseando, desmenuzando y haciéndonos parte de “Dos Bocas” a varias otras bocas que estábamos con una sonrisa allí sentados. El salón se llenó de una atmósfera relajada y amigable, dejándonos disfrutar la brillante inventiva dulce y aniñada de Nicolás.

Marcelo Trumper

 

Foto: AEZ

Foto: AEZ

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Crónica de la presentación de Dos Bocas * por Marcelo Trumper

  • Eva Lanfranchini

    Terminó la presentación y al dirigirme a la salida, sobre una pequeña mesa, los libros azules me saludaban, algunos me señalaban y se reían (insolentes),
    y otros me prometían felicidad a cambio de llevarlos conmigo.
    Me tenté. Esta vez no tuve que morder la roja manzana del árbol del Edén, pero igual caí, y no hay salida.
    Me “nicolasié”, me perdí en este universo extraño donde las biromes hacen huelga y los jabones se enamoran.
    Y qué bien se está aquí…

    Eva