Mujeraje * Karina Macció


Entramos a lo que había dejado el volcán

la ciudad destruida, desgajada, la ciudad desperdigada, arruinada

la ciudad del futuro

antiquísima, exquisita

engullida por la naturaleza voraz, vesubial

emergía con la furia de la resistencia humana

dónde estoy? qué veo?

parezco ciega

qué es esta piedra, estas gradas, estos arcos, casitas inmutables esperando a sus dueños,

calles, sigamos el mapa, sus números, hay miles, cómo ver

entre el verde y el celeste, planos puros que encandilan los ojos

qué ver

tomada por mi propia explosión

me desplazo a los tumbos en este páramo besado y desdeñado por el volcán

¿dónde estoy? ¿qué dice el guía?

ciega, todo lo dicho han sido declaraciones -todo lo escrito

y como tal

no sirve

el agua me corre por la nariz

los oídos llenos de mar

no sirve

leer desde afuera

poco a poco me voy

constituyendo

la ruina soy yo

oleaje indescifrable

la roca soy yo

invasión de lenguas como flechas

paf alemán paf español paf japonés

inglésuecoitaliano paf paf paf

sentir el agua en mi cuerpo paf

letras húmedas de sudor, me derrito sin entender

¿dónde está lo quedó?

¿cómo ser

fulminada por el fuego

y volverse piedra?

¿cómo se dice

el espacio vacío dejado por un cuerpo

evaporado por el calor?

una huella en el aire? una ruina etérea?

nos sumergimos en la nostalgia del volcán

pero yo camino en el centro del rugido del sol

el agua me llama, chisporrotea en los leves ladeos de mi cabeza

desde el cuello

ínfimos mares me besan

la espalda se vuelve esa playa que

dónde termina?

se pierde en el coxis y desaparece?

rayos verticales como barrotes

estar en una ciudad invisible, atrapada

el punto exacto del centro

uno

una

ardiendo

lava naranja

lava fluorescente

lenta y segura serpiente de fuego

lava

lavame por favor de todas estas capas que ando soportando

lavame de las zanjas perceptivas cavadas institución a institución

lavame para ver de verdad

sin filtros

lavame para que se me deshagan los ojos en los deshechos volcánicos

cenizas

quiero la destrucción vertiginosa del remorir

la ruina recuerda y permanece, no tiene

pretensión

la ruina es piedra en tu cabeza

esa línea genealógica de la muerte

lavame

lavame por favor de la no entrega al incendio

lavame

dejame que me acueste en este piso pedregoso, irregular

dejame que te roce, que descanse en tu hombro

lavame, borrame, fundime, arruiname

que mis huesos tracen el sendero hasta el volcán

y entonces seamos capaces de perdernos

prendernos con levedad

en el aire

siguiendo el camino

de los cuentos infantiles

donde no hay moraleja

hay lo que pasa

en el desastre del volcán

Calco

es la técnica que permite rellenar

el espacio vacío

de un cuerpo evaporado

Lavame

 

 

 

Karina Macció.

Compartido en la exposición Mujeraje de Elizabeth Vita.

 

17620369_10212180125754438_866967394029552007_o

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *