chullachaqui chullachaqui chullachaqui * Virginia Janza


chullachaqui chullachaqui chullachaqui

sos un cuerpo vacío

una cáscara

chullachaqui chullachaqui

sos

mitad hombre mitad leyenda

andás por la vida con miedo

miedo a que te descubran

cuando se es un ermitaño

no se cae en el exilio

chullachaqui

pisás la tierra como un chueco

con tu pata de cabra y tu pie

apenas humano

casi nadie te conoce

y sobrevivís

solitario y convencido

de que no pueden lastimarte

chullachaqui

chullachaqui

me dejaste en medio de la selva

en medio del amazonas

así y todo te busqué

te enseñé cómo navegar los ríos

cómo silbarle a los pájaros

te mostré mi guarida

el leopardo y la serpiente

la vergüenza y la venganza

que se esconden en la sangre

y vos parecías estar

chullachaqui

sin historia

sin intenciones de seguir

me mirabas con ojos vacíos

esos ojos que alguna vez fueron

anaconda

atacando a ciegas

devorándote

una y otra vez

deglutiste tu especie

chullachaqui

hicimos fuego en medio de la noche

compartimos las pieles

la cacería y las tormentas

te confié mi cuerpo dormido

confié en un cuerpo que no

velé despierta tu propio sueño

pensaba que tal vez así

recordarías

podrías regresar

chullachaqui chullachaqui

te inventé un nombre y un misterio

las noches son eternas en el amazonas

yo sabía historias de otros mundos

de otros tiempos

y de a poco fui llenando

tu cáscara vacía

chullachaqui chullachaqui chullachaqui

chullachaqui

preferiste ser leyenda

escalar los montes con tu pata de cabra

acampar solitario bajo un árbol

esperando

acechando

leopardo

la próxima serpiente

una noche apareciste

qué escondías en el morral

en tus ojos vacíos adivinaría

chullachaqui

chullachaqui

vos y yo

nunca fuimos manada

Virginia Janza.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *