Juana Roggero en CAOS * 23/10


 

Juana Roggero (Buenos Aires, 1980). Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Correctora. Publicó los poemarios Bipolaridad (pájarosló editora, 2008), Cromañón (La Propia Cartonera, 2010), Antro (La Parte Maldita, 2014) y Morir delante de papá y mamá (Viajero Insomne Editora, 2016). Coordina el ciclo de performances artísticas JyPy.

Email: jroggero@gmail.com

 

 

 

 

En el final morir de luces, señora, morir de luces. Quiebra que se quiebra, le da el ahora, le da permiso para subir el volumen. Le dijeron que hace frío y, te escucha, “compromiso”, te escucha. Sueña ahora con mañana a la tarde cuando vuelva a no verse, cuando se llene de luces, de techos de carpas cosidas, de puestos de verano de una sola noche. Olor a quincho y parrilla, a guitarra deseada, a canciones dedicadas. Rueda que le gira y gira, la vuelve oblicua y sedienta. Porque le dicen que es verano, de los calientes, como esos que tienen carnaval. Bombo, gritos, fuego que también baila. Dice “tremendas”, dice “alegría” de no verse. No se forma. Usted no entiende mucho, señora. Morir en la mitad y reventar de luces.

(De Antro, Ediciones La parte maldita, 2014)

 

 

navidad
le dije papá frená el auto
me había invadido una plaga de insectos
todo mi cuerpo estaba lleno de bichos
y de serpientes
y de lombrices
me estaba muriendo lo sabía
sabía que cuando terminara el festejo
me iba a morir
no podía respirar y respiraba
mi cuerpo era una cárcel
y yo seguía lúcida
y sabía que me iba
delante de papá y mamá
ahí al lado de la ruta
pasaban autos con alegría navideña
lucecitas de colores
yo me atragantaba
mis brazos
estaban comidos por animales
no podía tocar a mamá no dejaba
que me acariciara ni que me abrazara
no podía
tenía que irme y era urgente
que llamaran a una ambulancia
quería irme en ambulancia sí
el auto parado en medio de la ruta
la noche de navidad
no me salía el vómito
me ahogaba
mis órganos estaban rotos
mi sangre se iba apagando
me iba a morir y era hermoso
que fuera así y a la vista
de papá y mamá
y sin dejar que me tocaran que me hablaran
sin dejar
de respirar
tan lúcida
(De Morir delante de papá y mamá, Viajero insomne, 2016)

 

 

 

Rayo de luz
haciendo círculos
sobre mi cabeza.
Juro que no lo pedí.

Encontrá el silencio.

Encontrá la luz.

Era una niña enojada
secándose ramas de los ojos.
Ahora entrecierro los ojos
cuando trato de entender.

La cuna o el mar,
moverse así
en un mundo
con más adultos que ríos.

¿Será doloroso?

No creas en casi nada.
Dormí afuera
todas las noches.

(Inédito)

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *