José Lupia en Minuto Deseo * 20/12 en Casa Colombo


José Lupia nació en Buenos Aires en 1975. Es profesor en Letras. Dicta clases de lengua y literatura y talleres de escritura en colegios secundarios y es titular de la cátedra de Gramática I en el profesorado del Instituto Sagrado Corazón.
En 2012 recibió una mención especial en el concurso Relatos del primer amor, organizado por Subtevive. En el 2016, su cuento “Ruidos” recibió una mención en el concurso de la revista digital “Cruz Diablo”.
Desde el año 2013 participa de los talleres de Siempre de viaje y ha leído en diversos encuentros artísticos.
Actualmente, se encuentra culminando el que será su primer libro de poesía y prosa poética.
 

 

Lugar
Tengo un lugar en donde guardo las cosas que no guardo.

Un paisaje de abandono
habitado por palabras que no pronuncio.

No hay gravedad en ese espacio
sin estrellas ni lunas
no hay horas que empiecen o terminen.

Flotan las caras, los nombres, los momentos;
lo olvidado se reúne.
*

Quizás
en un lugar así
ligeros de conciencia y de materia
vos y yo nos encontremos.

Cuando ya no pidan por nosotros,
y nuestras manos no toquen
y nuestros ojos no vean.

Cuando seamos una de las cosas que ya nadie guarda.

 

 

Despojo
En el escándalo de la borrasca,
el remolino de mis voces
mezcladas con otras,
con miles.

A un costado mi piel,
inerme sobre el piso.

En desuso.

 

 

El miedo y el lobo
Anita sueña cada noche el mismo sueño: siempre el miedo y el lobo.
Se despierta temblado mientras escucha antes de tiempo lo que van a decir los grandes: los lobos feroces no existen, las hadas te cuidan mientras dormís, el ángel de la guarda te protege.
Ellos no saben lo que Anita sueña, solamente repiten palabras que se desinflan antes de tocar el aire.
El lobo camina sigiloso. Avanza entre los cuartos de la casa como una pluma y llega al dormitorio de los padres.
Primero se come a la mamá, después al papá, también a su pequeña hermana.
Saciada el hambre, entra en su habitación.
Se sienta a los pies de la cama.
Protegida por la frazada, Anita puede ver la silueta del lobo, escuchar el ruido de su lengua barriendo los restos de familia que quedaron en el hocico.
Su cuerpo es un temblor y puede adivinar el goce del lobo aspirando su miedo.
El miedo al lobo sentado a los pies de la cama.
La agonía insoportable de saber que él no va a comerla, que va a quedarse allí. Paciente y lujurioso, mientras dure la oscuridad del sueño.

 

 

Alivio
Entresueños el ruido de tus pasos
ligeros
urgentes.

El miedo latiendo.

Truenos
sombras
ruidos.
Uno de los dos tiene que ser valiente.

Rodearte con mis brazos.
Palpar tu alivio.

Dejar de ser hijo, ser padre.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *