Julia Wong * Todo lo que se puede decir es un ritmo


Voy a pedir que se tapen los ojos y traten de escuchar. Solo escuchar, si fuera posible evitar los otros sentidos… por favor escuchen lo que va a sonar.
Tratemos de imaginar algo en sumerio. El primer poemario épico que tenemos en registro de la primera civilización. Aunque el sumario ya es una lengua muerta, lo que se hace es reconstruir la pronunciación. ( Sonidos en sumerio ).
Usar algunas palabras en alemán o un poema de Rilke.
Alemán. Ich . Atemberaubend. Sauberkeit, Dringend. Aufwiedersehen. Gemuetlichkeit. Dreizig. Wie die Liebe vergeht. Sandkanstenfreund.
Poner un video en cantonés.
Chino cantonés. Gno jai ling sui. Chou san. Gno papa jai chung kuo yan. Gno chung yi lei. Ah.
Uso estos lenguajes arbitrariamente, porque son los que más han sonado en mi línea de vida.
.Claro que hay poetas sordos, ciegos y mudos. Pero, si creemos que todo empezó en Sumeria, desde el lenguaje y sus canales, llegamos a la conclusión que la palabra, la fonética y como vamos armando belleza y la pureza de la expresión , estamos partiendo del habla y sus sonidos.
Yo muchas veces no sé qué hago aquí, entonces escribir, se convierte en una necesidad de conectar con esos sonidos que están allí adentro de mi guardados o escondidos, que son secretos incluso para mí y trato de sacarlos, les pido que salgan a través de la escritura.
Los idiomas asiáticos suenan, más que dicen. Son los sonidos los que significan. Son los sonidos los que nos llevan al éxtasis.
Hace poco me mostraron las fotos de un fotógrafo brasilero: Marco Alberti quien fotografió 500 mujeres mostrando el antes, el durante y el después de un orgasmo femenino, la chamba y laburo , más allá de vanguardista es super interesante porque se me ocurre que es el ejemplo perfecto para la poesía y el ritmo: al escribir construimos un texto que no suena, las palabras están sobre el papel y es nuestro conocimiento de la música interna de esa sonoridad y ritmo imaginado lo que hace que encontremos un vínculo con nuestra propia música o ritmo interior, nosotros vemos las 500 fotos, y comprendemos sólo hasta cierto punto. Pero, si escuchas un solo OOOhh de una de ellas ( hay un video de eso) todo nuestro cuerpo sentirá empatía con el orgasmo de la mujer fotografiada..
Occidente, siempre ha sido rebelde, somos hijos de Caín y caminamos al margen, por eso Occidente es la gran poesía del mundo a través de las lenguas latinas romances y Occidente ha hecho mucho hincapié en el dolor desde la fundación de la era cristiana. Lo que más nos identifica con la cultura occidental, no es la felicidad, sino el sonido del dolor, la significancia de ser y estar fuera del sonido primigenio y eso es estar alerta entre el mundo y el ser.
.
Reynaldo Jiménez un poeta medio peruano, medio argentino , y ha editado un libro que se llama. “ 40 poetas del Perú, el libro de unos sonidos”. De acuerdo a lo que conozco de su trabajo, Reynaldo también es músico y ha construido una interrelación con la India precisamente a través de los sonidos, ¿que tiene que ver oriente, la música y la poesía?. Pues, todo. No puedo negar que cuando Dylan ganó el novel de literatura, supe que el momento de aceptar esa indómita correlación entre música, palabra sonido, poesía, belleza y perfección de pensamiento humano, había llegado. ( no me gusta Dylan, pero si la correlación )
Creo que en el Perú esto es particular, porque Perú suena de una manera muy intensa. Su geografía y pobreza material vinculada a la historia ancestral de las culturas precolombinas y Los Incas, hace que sus sonidos se mezclen y se expresen de una manera muy distinta a otros países latinoamericanos, sumados a la conquista española, pero también a la riqueza de su naturaleza.
Un cineasta, peruano Javier Corcuera, ha producido un Film que se llama “ Sigo Siendo”. Y Cuenta en imágenes muy liricas, la historia de la construcción de la identidad de una No Nación a través de la música. Creo que Corcuera ha logrado con ese film un avance subterráneo en las venas de la peruanidad, más que ningún otro político, porque si hay una música que viene con la idea de pertenencia a la complejidad peruana….Y esos sonidos son los que nos regresan al seno materno o esa dura identidad. Supongo que pasa lo mismo con todas las culturas, desde los griegos y los cantos rapsodas. En China y Asia en general son los sonidos los que deciden el significado. Y esos sonidos tienen un ritmo interno. Es decir la poesía es el canal más cercano de la música y por lo tanto de un arquetipo lingüístico que quiere comunicar lo más profundo del ser humano, lo que está cubierto por capas y capas de interrelaciones sociales que a veces se reducen a veces al intercambio económico y no llegan ese profundo sonido casi orgiástico que es una de las motivaciones humanas más buscadas. El placer después del dolor.
Karina nos empuja a hablar de ese ritmo interno que los poetas estamos tratando de cultivar como si fueran las cascaras pintadas de huevos vacíos. Ese vacío permite que cada huequidad suene diferente y se vaya configurando en cada creación poética nuevos sonidos, que cada vez tienen menos que ver con lo que se dicen, sino como se leen y como llegan al cerebro del lector.
Cada vez decimos menos pero sonamos más y sin embargo la forma como suena es lo que nos regresa a pensar que lo que se escucha tiene una valoración positiva, negativa, moral o criminal y eso nos permite asumir el efecto que nos causa un poema.
Esto no se trataba de una teorización del ritmo o el sonido sino de que ritmo yo escribo personalmente. MI vida fue arar en el ritmo en la primera infancia. No tenia piso ni territorio. El movimiento fue mi única constante. Todos los sonidos, de Chepén y Macau, de las voces en chino y castellano que crecí escuchando, más notas de piano mis vecinos evangélicos y las voces en alemán de mis compañeros del colegio. Hicieron una cacofonía que si bien me resultaba caótica fue sumamente exquisita ya que la engullí y se hizo piel. No me podía imaginar la vida , en aquel entonces con otros sonidos, pero si la hay. El viaje hizo posible la comprensión de territorialidades a través del sonido que la gente lleva dentro de si, ese ritmo acelerado o lento , estridente, líquido o oscuro. Inventé formas de e ubicarme en diferentes sociedades con diferentes sonidos y descubrí que cada espacio tiene un vacío para ti, si sabes como no distorsionar el ritmo. la gente camina distinto en cada espacio y en todas partes se acepta un ritmo que pase sobrevolando y no quiera interferir en su propia música.

 

Julia Wong. Noviembre 2017.

Para Todo lo que se puede decir es un ritmo.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *