¿Inmaculada concepción? * Jan De Jager


Varias películas juegan con el concepto de un personaje que viaja atrás en el tiempo, para llegar a ser su propio progenitor. Sin investigarlo demasiado, se me ocurren dos ejemplos: la serie de películas Back to the Future – Volver al futuro, y la saga de Terminator. En ambos casos se sugiere
que el protagonista ha viajado a su pasado, conoce a la que sería su madre, y se habría engendrado a sí mismo, para poder desde el futuro volver a
viajar al pasado para engendrarse, y … así siguiendo. Quizás el carácter anónimo y abstracto que tiene la paternidad –pater semper incertus– hacen que resulte menos intragable esta paradoja del creador que empieza por crearse a sí mismo para poder existir.
Propongo ahora imaginar un escenario en el que sea una mujer la protagonista, y que viaja al pasado, estando ya embarazada. Allí (entonces) se da a luz a sí misma: mater certissima. Esta mujer debería tener el mismo ADN de quien la parió (porque es ella misma), y de nadie más, y además sería técnicamente su propia abuela, bisabuela, tatarabuela, etc. Dejo al lector la tarea de meditarse otras paradojas que este remolino cósmico de matrioshkas entraña. Yo ya me pensé unas seis o siete – y algunas son diferentes de las que se plantearían si la protagonista quedase embarazada “en el pasado”.

 

 

Jan De Jager, Relámpagos Vol. 2.

Viajera, 2016.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *