La casa del pueblo * María del Carmen Sarquis 1


 

 

Así la llamaban
a mi antigua casa
es la de la infancia
“la casa del pueblo”
Abuelos y tíos
vecinos y amigos
todos concurrían
queriendo allí estar
¿Qué buscaban ellos?
Quizás compañía
la soledad apremia
cuando no se puede hablar

Mi madre solícita
atendía a todos
con una sonrisa
invitaba a entrar
Mi padre cebaba
ricos matecitos
siempre y en silencio
miraba llegar

El llamador de bronce
golpeaba seguido
luego ellos abrían
la puerta central
gritaban sus nombres
mamá respondía
entraban contentos
comenzando a hablar

Golpeaban sus manos
repetían saludos
se sentían dueños
de la situación
Mi madre asomaba
con una sonrisa
mi padre y su mate
recibiéndolos

Estaban felices
contaban problemas
y se llevaban siempre
una solución
Victoria, mi madre,
todo lo podía
Juan, mi padre, sólo
silencio y amor

Mi casa tenía
en el medio un patio
una gran higuera
y un parral con luz
El brasero ardía
el carbón quemaba
la leña encendida
invitaba a entrar

Recuerdos de antaño
grabados a fuego
crepitan adentro
no dejan hablar
Momentos tan bellos
vividos allá lejos
“la casa del pueblo”
¡quién la va a olvidar!

Cobijados todos
en ese recinto
del comedor diario
podían charlar:
de íntimos amores
de deudas pendientes
de problemas diarios
sin mirar atrás

En las tardecitas
de los días lánguidos
festejan la vida
al bailar y cantar
inolvidables son
los tiempos aquellos
¡hoy los revivimos
sin volver allá!

 

 

 

María del Carmen Sarquis, 2018.

 

foto: KM


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “La casa del pueblo * María del Carmen Sarquis