No ves el bosque * Karina Macció


Ahora bien

no ves el bosque lamentás

me aferro al árbol decís

toda la imagen es vegetal

y además, un poco graciosa

muy verde

te aferrás con tristeza, con desesperación

(por supuesto que ésta soy yo, vos nunca,

jamás estas palabras)

llorás

lloramos

producimos un torrente de agua impresionante

la tierra se ablanda

nos embarramos

pero el árbol no lo soltamos

(me sumé a tu cruzada)

sin embargo mis manos

entrelazan las tuyas

el tronco nos separa

siento el olor a madera mojada

pino profundo en el aire

me aprieto más y más y más

el tronco se va acomodando, se ahueca

cubre mi cabeza, moldea mis piernas, digo tu nombre y parece que estuviera

en una flauta gigante, en un cuenco extraño

reverbero

reverberamos

te toco

te llamo

la madera me abre paso, su perfume me deja intuir tu aliento

respiro profundo

estás ahí, tan cerca

sigo avanzando

mis dedos trepan por tus brazos

voy lenta pero segura

el árbol se brinda como si fuera una casa

o mi cuerpo se ha vuelto

líquido

quizás soy pura agua

pero te siento y así

avanzo

llego a tus hombros

te enlazo suave, mullida, fuerte

hasta la espalda

planicie adorada

digo tu nombre secreto

nuestros

porque el mío te corresponde

reverberamos

un verde recién mojado

fresco, levemente agitado, brillo cristal

hecho temblor por el viento

reverberamos

una vocal abierta repica

es el eco de la gruta con esmeraldas

las hojas

los cuencos

los cuerpos

boca abierta, lengua suelta, expectante

ahora hay solo encuentro

árbol lluvia hojas canto

un susurro que respira

los pinos festejan con sus extremidades

un pájaro rompe el cielo, parece

aullar

somos

un abrazo en el bosque.

 

 

 

Karina Macció, de Esplendor Total, inédito, 2018.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *