Sireno podrido – Sofía Ciravegna


el Sireno podrido
cruje por dentro
ya no se escucha por donde late
una rejilla llena de estupefacientes de basura disuelta pedazos de costra descascaron su cola extraña ambigua rara nunca supe si fue cola si fue luna o mi amor al abismo
metástasis de crema absorbió la piel de mis ojos haciendo todo mierda
ácida
una sartén con aceite hirviendo
hasta sintió el dolor el calor como quemó
algo agradable algo incesante que eligió para su vida
sin poder avisarle demostrarle
no pude besarlo
y decirle que los labios son eco de los tesoros escondidos
el agua y el mar y la sal son un todo el reflejo del mundo
la vida hecha escamas
el futuro que nos queda
los sentimientos ahogados presentes
los peces hacen al hogar
los caracoles amortiguan las caídas
nos acolchonan de rajaduras corporales
las navajas clavadas en las patas que quisiera volver a tener ese hueco oscuro encerrado al final del cuerpo aglomerado de mis piernas

ya no tengo recuerdos
mi vida con piernas parece haber desaparecido por completo no existe
está perdida
el señor dueño de las bajas superficies insistió en cuidar de ellas no puedo encontrarlas
–mis piernas–
el desapareció
en un chapuzón de ojos el laberinto de arena
se deshace se agrieta
y el cielo se va junto a él un castillo
gira hacia adentro
como tornado como jumanji
tritura cada ventana cada esquina cada pedazo
fueron nuestras manos enlazadas enamoradas
yo lo miro de lejos
apoyada sobre las piedras.

 

 

Sofía Ciravegna, Sumergida.

Viajera, 2018.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *