Ricardo Czikk en Un año de sensaciones


 

 

Estaba seguro de que andaba necesitando una conversión.
¿Leer ensayos me había arruinado? Amagué con inspiraciones retorcidas: ajá, un whisky en la mano y un habano como Hemingway. Agarrarme a trompadas. ¿Poner cara adusta a lo John Berger?
Todo es impostura, todo es impostura me decía en una letanía, un velo que obturaba otras ideas.
Y así, cuando el año parecía acabado, escribí una carta de amor que encabecé con dos palabras: pies fríos. Los pies fríos de mi cuerpo tras amar y esa diferencia entre mi cuerpo siempre agobiado de calor y transpirado con esa urgencia helada.
Encontré que repetirme no era tan abominable como imaginaba, que soy un manojo de obsesiones, sonidos plegados en mí y palabras que por fin se sacuden cuando convoco al amor.

 

 

Ricardo Czikk, 2019.

Para Un año de sensaciones.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *