Eugenia Coiro en La infancia del procedimiento 1


 


Qué es la poesía. Ensayo algunas respuestas. Un filtro para ver mundos. Una lupa que aumenta y quema. Una cámara oscura llena de música. Un procedimiento para revelar secretos. Una rendija en la puerta entornada que da al jardín. Lo que se ve a través de ella agita los sentidos. Lo que se escribe agita la lengua. Vibra el cuerpo. Cuando insiste en latir toma la forma de un poema.
La escritura me es indispensable. Son muchos los motivos. Escribo porque necesito traducir algunas imágenes, personajes, lugares, sensaciones, estados. Escribo para aliviarme, para desagotar el corazón. Escribo para ver. Escribo porque algo se activa cuando estoy leyendo y encuentro poesía, es como si una música ancestral hiciera mover a mis huesos.
Algunas de esas escrituras se hacen poemas. Para que eso pase hay un camino: vuelvo a leer, escucho el texto en la voz, lo pongo a prueba. Las palabras se escriben, se tachan o se borran, se sustituyen, vuelven; y lo mismo con los versos. El proceso de corrección o edición es lo que más tiempo me toma y lo disfruto mucho. Trabajar el poema como un todo pero también diseccionarlo, rascar cada parte, preguntarle por qué a cada palabra, a cada verso. Me alejo del poema, un poco, no demasiado, vuelvo a mirarlo intentando saber de qué está hecho, qué pasa con su forma, su sonoridad. Rara vez cuestiono la imagen, la escena, aunque a veces pasa que en ese momento de revisar descubro que ha quedado algo por decir o algún personaje ha surgido en ese escenario y es necesario un nuevo poema en el que pueda habitar.

Eugenia Coiro para el blog La infancia del procedimiento

 

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Eugenia Coiro en La infancia del procedimiento