No podés empoderarte * Virginia Janza


 

 

No podés empoderarte
hasta que no soltás
la cámara testigo
la tercera persona
el peligro de razonarte afuera
en vez de estar en vos
tener voz
saber usar la hoz
cuando te plazca
cuando puedas
No vas a poder
ser tu Madonna tu Cristina tu Beatriz
hasta que no caigas de culo
en medio del bar
a un metro de sus manos
que se aferran a otro culo
y se crean
otro amor
que igual no elegiste
antes de que él no te eligiera
(no lo olvides)
Te caés porque necesitás caerte
porque preferís
a esta altura
golpearte vos sola
un poquito el codo
-alcohol con yodo-
y esconder el corazón
resguardarlo
dosificártelo
dosificar
primera persona
mi secuaz
perdona-vidas
Cuándo voy a aprender
a no reírme tanto de mí
de todo eso que debería
hacerme llorar
chistarme
calmarme
y sin embargo
me da risa
me pone colorada
tanto desparpajo
caer
despatarrada a un metro de esos ojos
que por un momento
soltaron ese otro culo
y me quisieron sostener
empujar
retener
con las recaídas de siempre
Y hubo un segundo de entrega
de decisión      te juro
y me resbalé
y dije listo
soy esto también
no estoy para negarme más
y un sujeto quiso ayudarme
(¿habrá sentido toda la escena?)
y yo sonreí
y cerré la puerta en silencio
estallé carcajada
sin dolor
sin pena
ni ese desapego que me distancia a veces
y salí conciencia
no me sentí airosa
ni ridícula
por ser yo
por vivirme
y confrontarme en las demás
con los demás
mis grandes desafíos
Fue la caminata más larga
te juro
segura
sola
que me tocó cruzar
Virginia Janza, 2020.

Drits